Después de 9 meses una nueva historia

Somos 3 hermanos y yo nací primero, pero eso no significa que todo lo hacemos en ese orden.  Mi hermano Kike (el del medio) se casó hace 2 años y de esa primera alegría ahora nos dio otra que demoró 9 meses en llegar: mi primer sobrino!

No recuerdo haber soñado con tener sobrinos, hasta que mi hermano me llamó cuando yo estaba en Suecia visitando a mi amiga Marita, y me dio la noticia de que él y su esposa iban a ser padres.

El es 4 años menor que yo y ya quería ser papá pero igual la sorpresa lo agarró de sorpresa, y a mi también.  Me contó que estaba manejando en la carretera, su esposa estaba con él;  él tenía sueño porque habían salido temprano así que llevaba un Redbull para mantenerse despierto (que disque da alas!), en eso su esposa le dio la noticia que estaba embarazada, y como por arte de magia se le quito el sueño!, esa mañana….

Mi sobrino nació hace 10 días y ahora si se les quitó el sueño, y por mucho tiempo.

Mis papás están felices, el sueño de ser abuelos se les hizo realidad.  Mi otro hermano está babeando por el bebe, porque él pudo conocerlo, en cambio yo aún no lo conozco, he visto sus fotos, lo he visto por video unos pocos minutos y ya compré mi pasaje para conocerlo en 2 meses. (gracias Cyber semana!)

Y por supuesto es hermoso! es un machito rosadito y saludable que aún no sabemos a quién se parece ni que color de ojos tendrá (es que los bebes cambian mientras crecen).  Ahora solo piensa (bueno en realidad aun no piensa) en tomar mucha, mucha leche, llorar siempre que algo no le gusta o tiene hambre o frio, y dormir (siempre que no tenga hambre claro).

9 meses me hizo esperar!, desde que me dieron la noticia quise conocerlo, cada semana estábamos al pendiente de como se sentía la mamá, si ya le estaba creciendo la barriga, si ya sabían el sexo, si ya pateaba, si se movía mucho o poco, si ya estaba en posición para nacer (3 días antes del parto se acomodó), porque parece que desde la barriga hace las cosas a su tiempo, pero mi hermano no vive en Lima como nosotros, entonces no los tenemos cerca para visitarlos como la mayoría de la gente hace cuando su familia y amigos tienen un bebe.

Cuantas veces fui a un hospital a visitar a mis amigas cuando dieron a luz (bueno en realidad no recuerdo cuantas veces, creo que pocas), pero tuve la oportunidad de vivir en la misma ciudad y poder ir a visitarlas, al hospital o a su casa y conocer al recién nacido (el nuevo heredero/a!), ver la emoción de los nuevos padres o los padres que repiten la emoción!, y claro la emoción es más grande si se trata de tu propia familia, de tu propia sangre, de tu propio hermana o hermano, pero la distancia no lo hace tan fácil y esta vez la emoción tendrá que esperar 2 meses.

Como mi hermano no vive cerca, no se cuantas veces podré ver a mi sobrino, no podremos verlo crecer todos los días, lo veremos más grande de vez en cuando, o de cuando en vez.

No podremos acostumbrarnos a él, ni él a nosotros porque cuando hay distancia de por medio se hace más difícil y más lento, aunque la tecnología ayuda, el video nos acerca y quien sabe tal vez algún día la distancia se acorte a unos cuantos metros o kilómetros en la misma ciudad.

Hasta que ese día llegue, seguiré mirando las fotos y videos, escuchando las historias, y contando los días para tomar un avión más y llegar a la tierra que lo vio nacer.

Advertisements