Qué hacer un sábado a la noche

Ayer mi amiga, Irma, me escribió para preguntarme que planes tenía para hoy sábado.  – Me quedo en casa – le dije, y me dijo para salir a tomar el té en un restaurante orgánico en Barranco junto con Magaly.

Acepté.

Hasta hace unos 3 años, los fines de semana buscaba donde salir a bailar, buscaba donde salir a tomar unos tragos con amigos, buscaba tener una cita y conocer a alguien que podría llegar a ser el hombre de vida.

En algún momento durante los últimos 3 años, no sé como, no sé exactamente cuando, no sé porque, cambié.

Ya no busco salir a bailar, aunque si me invitan a salir a bailar no digo que no, pero la mayoría de mis amigos (por no decir todos) ya no salen a bailar como cuando estábamos en nuestros 20s, ahora muchos están casados, con hijos y acostumbrados a otro ritmo de vida y los solteros, también como yo, en algún momento cambiaron.  No todos, pero la mayoría sí.

Ya no me muero por salir a bailar un viernes o sábado por la noche, ya no me muero por salir a tomar unos tragos con amigos o por conocer a alguien.

Prefiero estar calientita en mi casa, sin necesidad de buscar que ropa ponerme y como maquillarme y ver alguna película (seguro que en la tele no la encontraré), o leer algún libro.

Preferiría estar en la casa con mi pareja, comer algo o tomarnos un vino y ver una película, estar en la cama “lagarteando”, simplemente estar juntos en nuestra casa, pero claro primero tengo que encontrar el novio (ya llegará).

Es irónico, hace 10 años cuando vivía con mi ex, los fines de semana él quería estar en la casa descansando, viendo tele, pedir algo de comer, estar juntos los 2 mientras yo moría por salir a bailar, a comer, a tomar unos tragos y ver la forma de convencerlo;  por supuesto él se salía con la suya casi todo el tiempo mientras yo me aburría la mitad del tiempo.  Hoy, 10 años después, hubiéramos coincidido y nos hubiéramos quedado felices en casa y ambos lo hubiéramos disfrutado.

Parece que mientras uno se acerca más a los 40 cambia sin darse cuenta, o la vida te hace cambiar, no tengo la respuesta correcta, pero estoy en mi casa, calientita, con la pijama puesta, un sábado por la noche mientras escribo estas líneas.

Quien sabe donde estaré el próximo sábado por la noche, quizás en casa otra vez.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s